lunes, 16 de diciembre de 2013

MIS ABUELOS




Letra: Giovanni Lindo Ferretti
Música: Gianni Maroccolo, Giorgio Canali

(versión "deshidratada" por Franco Battiato)







Mi abuelo se sienta a la mesa,
bendice el pan, alimento cotidiano.
Pide concede perdón.
Mi abuela dice sí, no, 
se debe, no se debe, 
se puede, no se puede.
Dice lo que sabe, ella lo sabe 
y ella sabe que yo lo voy a aprender.

Ahora me siento a la mesa, 
bendigo el pan, alimento cotidiano.
Pido concedo perdón.
Digo sí, digo no, 
se debe, no se debe, 
se puede, no se puede, 
a quienes quiero, el establo, la familia,
a aquellos de quienes soy responsable, 
a quienes rindo cuentas.

Rindo honor a quien me ha precedido,
entre miles de errores y abominables creencias
me ha hecho vivir, sobrevivir, crecer.
El mundo es complejo, encantador, difícil.
Rindo honor a quien me ha querido,
miles y miles de errores, abominables presencias,
estoy vivo, he sobrevivido, crecido
y el mundo es difícil.

Mi abuelo era fuerte, alto. 
Mi abuela fuerte, flaquita.
Se han amado siempre, deseado, querido.
Mi abuelo era bello. 
Mi abuela, bella.
Lo eran para ellos.

Culpas y defectos se pagan por sí mismos.

Rindo honor a quien me ha precedido,
entre miles de errores y abominables creencias
me ha hecho vivir, sobrevivir, crecer.
El mundo es complejo, encantador, difícil.
Rindo honor a quien me ha querido,
miles y miles de errores, abominables presencias,
estoy vivo, he sobrevivido, crecido
y el mundo es difícil.

Lo codicio, me atrae,
me confunde, lo aprecio.
Divino su costo,
humano su precio,
es un precio, su precio
lo acepto, lo pago, lo aprecio.


Nusrat Fateh Ali Khan


jueves, 28 de noviembre de 2013

NAPULE È: PINO DANIELE




Cuando se trata de un artista cuya obra se sustenta en “lo local”, es decir, en un lugar concreto que se reconoce como motivo (tema y origen causal, destino y evocación) de la obra, puede llegar a invertirse, invariablemente, la relación de pertenencia: ¿Nápoles hizo a Pino Daniele o Pino Daniele hizo a Nápoles? Es cierto que Nápoles ya estaba hecha, de alguna manera, como resultado de una confluencia a menudo accidentada de tradiciones heterogéneas, antes de que Pino Daniele la cantara. Pero es posible pensar también que Pino Daniele estaba, a su modo, prefigurado por las tradiciones que su música reúne. En primer plano, en su música se escucha la filiación del blues, la canzone napoletana, ciertas zonas del rock (el funk, a veces), el cool jazz, la tarantella, algunas músicas centroamericanas. Pero las influencias se multiplican y se difuminan, perdiéndose en las raíces amplias de la música popular de Europa, África del Norte, América y Medio Oriente. A tal punto es consciente Pino Daniele del alcance profundo de sus influencias que necesita inventar un nombre para definir su nuevo estilo, establecido ya en su primer disco, Terra mia (1977). Lo llama taramblù, amalgama de tarantella y blues. El caso es que el taramblù, desde mediados de la década del setenta, se vuelve expresión genuina de Nápoles, a la vez que el lugar se vuelve manifestación verosímil de la música.





La obra de Pino Daniele es, ciertamente, irregular. Desde mediados de la década del ochenta se vuelve más comercial, sin dejar de tener por eso algunos momentos (el disco Non calpestare i fiori nel deserto, de 1995, por ejemplo) en los que consigue reanudar un estilo original. Ha tocado con músicos de la talla de Wayne Shorter, Eric Clapton, Naná Vasconcelos, Pat Metheny, Richie Havens, Salif Keita y Gato Barbieri, entre otros. A la virtud de haber creado un estilo musical propio (o, por lo menos, una gran cantidad de bellas canciones a partir de un sonido original), se suma lo que podríamos llamar el virtuosismo de ser un muy buen guitarrista de blues. A un músico, como a todo artista, hay que juzgarlo por lo mejor que hizo, dejando de lado las partes de su obra que valen menos la pena. Con ese criterio, no son pocas las canciones de Pino Daniele que compondrían la antología que lo coloca entre los mejores de la música popular italiana; lista que, salvo excepciones, la componen aquellos artistas que mejor pudieron salvarse del mal gusto de la música comercial que, en su país, tal vez más que en cualquier otro, impregna casi todos los rincones de la música popular. Para salvarse de ese mal gusto imperante (que culmina en el gran imán que es San Remo) tuvieron que recurrir, casi todos ellos, a otras zonas genuinamente italianas de la música, zonas en general vinculadas a tradiciones regionales (un caso en este punto análogo al de Pino Daniele y Nápoles sería el de Fabrizio de André y Génova).
Las canciones que siguen son algunas de las que integrarían la antología Daniele, que nos permite hacer oídos sordos a cualquier bochorno.













jueves, 2 de mayo de 2013

domingo, 7 de abril de 2013

UN AUTRE CHEMIN VERS L'ULTIME (Keiji Haino)





Los discos incontables del japonés Keiji Haino son casi todos buenos, pero éste es uno de los mejores. Durante una gira en Francia hace dos años decide ir a grabar su voz (sólo su voz) a grutas, bosques e iglesias de La Haye-de-Routot, en la región de Lombardía. Se mete en lugares en los que apenas entran él y un micrófono. Siguiendo el link, Satoko Fujimoto cuenta un poco mejor de qué se trata: http://www.prelerecords.net/prl007/prl007.htm



Prepárense para escuchar una voz. No a alguien que canta. Es que la de Haino es una especie de grado cero de la voz, pero no porque sea pura, inmaculada, no manchada, como lo es, por ejemplo, la voz de Joan La Barbara (se puede escuchar algunas entradas atrás), que llega, a través de un uso delicado de la técnica, a perder todos los artificios (es una voz tan artificial que consigue esquivar todo lo que podría ser un recurso vocal, llega a sonar por momentos casi como un sintetizador). Al contrario, la voz de Haino parece la de un animal, no por ser una imitación de otros aparatos fónicos sino porque consigue acceder, a través de esos "efluvios del cuerpo, emanaciones, pliegues ligeros del aire salido de los pulmones y calentado por el cuerpo" (forma en la cual, según Jean-Luc Nancy, el alma se escapa por la boca), a una disponibilidad total. Disponibilidad ante las solicitudes del instante, eso siempre (Haino hace música improvisada), pero también y sobre todo disponibilidad para que el cuerpo vivo, que no deja, por momentos, de ser macabro, se manifieste como sonido. Si la voz de Joan La Barbara es una voz muerta (Morton Feldman decía que el auditorio ideal sería uno muerto y, en el caso de Three Voices, también se trata de lograr ese tipo de muerte en la ejecución de La Barbara), la de Haino es voz viva, es lo vivo hecho voz. Escuchando este disco podemos decir que Haino es un animal: el animal que somos.



Un autre chemin vers l'Ultime
Prele Records - prl007 - release date: June, 2011
1 compact discs - 6 tracks - 71 minutes 49 seconds
Keiji Haino (voice)

(04:18)
(13:47)
(03:51)
(04:30)
(07:48)
(37:35)

Descargar (en 2 partes): 


lunes, 11 de marzo de 2013

CARPAL TUNNEL (Derek Bailey)



Cuando le diagnosticaron síndrome del túnel carpiano a los 75 años, Derek Bailey decidió, en lugar de someterse a una operación, grabar un disco. 
Como no podía tocar más con púa, decidió usar los dedos para rehabilitar el lenguaje guitarrístico tan personal que lo caracteriza. El disco registra esa rehabilitación (no de su mano, sino de su lenguaje que, en su aspecto técnico, tiene que reelaborar para adaptarse a la condición de su mano).
Son 6 temas. En el primero, explica algo de todo esto en una carta que lee en voz alta mientras toca (hay pocos registros de esto en discos, pero es algo que en vivo solía hacer: hablar y tocar haciendo que su guitarra formara parte de la conversación). Los siguientes cinco temas son diferentes momentos de la rehabilitación después del diagnóstico: 3 semanas después, 5 semanas después, 7 semanas después, 9 semanas después, 12 semanas después.



Guitarra: Derek Bailey

1. Explanation And Thanks             
2. After 3 Weeks
3. After 5 Weeks
4. After 7 Weeks 
5. After 9 Weeks 
6. After 12 Weeks

Descargar: http://www.mediafire.com/?xjv41v16ty0931n




sábado, 24 de septiembre de 2011

viernes, 12 de agosto de 2011

KOBOKU SENJÛ (Selektiv Hostg, 2010)




(Sofa Music, SOFA530) (Norway) (CD)
2010
  1. Nedvekst (Om Å Vokse Nedover) (7:51)
  2. Fanget Under Giftig Bark (6:54)
  3. På Leting Etter Skygge (4:03)
  4. Vintersøvn (7:50)
  5. Dyr Som Blir Spist Av Andre Dyr (1:51)
  6. Dypdrenering (8:26)
  7. Alt Starter Med Regn (8:24)
Tetuzi Akiyama: guitarra
Toshimaru Nakamura: no-input mixing board
Espen Reinertsen: saxo, flauta
Elvind Lønning: trompeta
Martin Taxt: tuba






miércoles, 3 de agosto de 2011

ANTIPOP CONSORTIUM (ARRHYTHMIA, 2002)



 1 Contraption      
2 Bubblz    
3 Ping Pong     
4 Dead ln Motion 
5 Mega
6 Silver Heat
7 EKG          
8 Ghostlawns         
9 We Kill Soap Scum
10 Z St.     
11 Traum      
12 Tron Man Speaks
13 Focused           
14 Conspiracy Of Myth
15 Human Shield








martes, 12 de julio de 2011

WEATHER SKY (Toshimaru Nakamura; Keith Rowe)



















Weather Sky 
(Erstwhile Records, erstwhile 018) (US) (CD)

Weather Sky #1 (40:32)
Weather Sky #2 (5:02)
Weather Sky #3 (27:26)

Keith Rowe: tabletop guitar, electronics
Toshimaru Nakamura: no-input mixing board

Recorded by Gil'man for Gil'man Studio Mobile at Le Chok Theatre in Saint-Etienne, France on June 11, 2001
Mixed and mastered by Toshimaru Nakamura at Setreset in Tokyo
Front cover painting: Keith Rowe
Design: Friederike Paetzold

Septiembre de 2001






Me alegra poder señalar esta vez un disco muy querido. Se trata del primer trabajo discográfico que hicieron juntos el británico Keith Rowe con su guitarra intervenida y el japonés Toshimaru Nakamura con su "no-input mixing board" o mezcladora sin entrada (una mezcladora sin fuentes externas en la que el out-put va conectado al in-put generando una retroalimentación continua). Este fue uno de mis primeros discos de música improvisada. Abrió camino en la escucha al descubrimiento de una música en la que la composición y la interpretación dejan de ser momentos separados, en la que hay músicos de todas partes del mundo que toman aviones para ir a encontrarse con otros músicos en sesiones de lo que también se llamó música "no idiomática", una música en la que, como dice Toshimaru Nakamura en la entrevista que cuelgo a continuación, lo primero no es un concepto o un sentimiento sino sólo sonido.